¿Despotismo digital o sólo negocios?

Twitter como ejemplo de una actitud que toman varias redes sociales. Posturas de un debate que debe amplificarse.

Embed

  1. Twitter recorta las libertades dentro del su ecosistema de APIs.
  2. Surgen entonces dos posturas en un debate respetuoso –¿no deberían ser así todos los debates?– con @amartino y @sapochat. Por un lado con @amartino nos preguntamos si era "justo" Twitter con su ecosistema. @sapochat considera que estas situaciones son cuestiones inherentes a cómo opera el negocio.

  3. Reconozco que hay un punto válido en la postura de @sapochat porque Don Desarrollador, está sembrando en la finca de Don Twitter. Y en la finca de Don Twitter las reglas las impone Don Twitter. Pero comparto el punto de @amartino porque...
  4. Pausa para recordar una advertencia que me vino a la memoria:
  5. ...y luego del idealismo la ácida verdad que cuesta aceptar del todo sin cierta pena...
  6. Y para dejarlo aún más claro, la contundencia de @dbasch
  7. De acuerdo, money is THE drug. Entonces analicemos la situación con el metal entre las cejas...
  8. Preguntas: ¿y si mediante proyectos como Thimbl muchos desarrolladores comienzan a brindar UIs simples y completamente descentralizadas? Convengamos que finger como protocolo es un veterano con experiencia en el asunto de exchange of human-oriented status y user information.

    ¿Qué vale más Twitter como "protocolo" o el ecosistema montado sobre el mismo? ¿Quién necesita a quién?
  9. Anexo para el periodismo que debería también ayudarnos a pensar, no únicamente a consumir. 

    Si en el paradigma post-digital el artefacto desaparece en el uso, ¿el foco no debería estar en el ecosistema y los seres que lo habitan? El gadget es meme con hits pero ¿y el sentido? 

    ¿Vamos a seguir tratando a la cultura digital como una situación excepcional? ¿No debería lentamente cambiar el tratamiento? Adoptar, sin apuros, la misma velocidad con la que el aparato se desvanece en las manos para contarnos cómo nos seguimos comportando como humanos. 

    Imaginen que no son desarrolladores de software sino albañiles que fueron invitados a construir un edificio en un esquema cooperativo para luego forzarlos a retirarse. Y no sólo le pasa a los albañiles sino a las personas que habitan ese edificio...
Like
Share

Share

Facebook
Google+