'Según estudios': una de las malas costumbres de los periodistas

Un ejemplo sencillo –y nada grave– de cómo los periodistas mordemos el anzuelo de los estudios, sin preguntarnos cuánta seriedad tienen, solo porque generan un titular atractivo. Este y otros errores y 'mañas' de nosotros los periodistas, en este #Storify.

Embed

  1. Pongámonos en contexto.

  2. Los periodistas, más que nunca, estamos en la mira de nuestras audiencias. Estas ya no son pasivas, ya no 'tragan entero' –al menos no como antes–, y nuestros errores –justificados por el afán, por exigencias de los medios, por la necesidad de 'rating' o tráfico, son cada vez más visibles. Pero algunos de ellos, más que errores, son malas costumbres o 'malas mañas'.
  3. Ese fue el tema del primero de los Hangouts de Periodismo, un proyecto en el que profesionales de Latinoamérica y España nos reunimos los jueves, vía hangout en Google+, para reflexionar sobre nuestra profesión.
  4. Hangout No.1 - Errores y 'malas costumbres' de medios y periodistas • Hangouts de Periodismo
  5. En el video, los invitados al primer hangout (Silvia Cobo, de España; Álvaro Liuzzi, de Argentina; Narciso de la Hoz y Mauricio Jaramillo Marín, de Colombia) confesamos y 'denunciamos' una larga lista de costumbres que no ayudan al buen periodismo.

    Una de estas es el famoso –pero nunca suficientemente denunciado– 'según estudios', que consiste en que los periodistas recibimos cualquier estudio a nuestro correo, y si resulta atractivo, lo publicamos sin ningún rigor ni análisis.
  6. Unos ejemplos preliminares.

  7. Una simple búsqueda en Google de la expresión "segun estudios", o "un estudio revela", muestra la cantidad de informes en medios basados en estos estudios.
  8. ¡No está mal publicar algo con base en los estudios! Lo que está mal, muy mal, es no utilizar el criterio periodístico para saber cuáles son serios, cuáles son hechos con interés mediático, cuáles contradicen los más elementales principios... Y también, muy mal, que en ese afán por publicarlos y hacerlos atractivos –la sintonía o el tráfico mandan–, en los artículos rara vez se publique la ficha técnica o al menos alguna información de cómo se hicieron.
  9. Si en el ámbito científico, que se estima exigente y con procedimientos rígidos para hacer una publicación, según un estudio (¡sí, pero parece serio!) la publicación de artículos fraudulentos se multiplicó por 10 desde 1975, ¿cómo será en campos como el económico, el empresarial, el deportivo o uno en el que aún nos movemos sobre arenas movedizas, el de Internet y las redes sociales?
  10. (Vale la pena leer este buen informe de Sonia Perilla y Andrea Linares
  11. A veces lo hacemos... y creemos que lo hicimos bien. El caso central.

  12. Todo surgió por un tuit de @guapacho, en el que nos mencionó a @solano, @libretaDapuntes y a mí, así como al autor de una nota publicada en Publimetro.co:
  13. Aquí, la nota, para que se ilustren completamente (se lee en 2 minutos). Como verán, no es 'especialmente mala', ni 'especialmente tendenciosa', ni 'especialmente sin rigor'. Simplemente es una de las muchísimas notas tipo "según estudios" que se publican a diario.

    (Así que aclaro que no es nada personal contra @KieronMonks, a quien no tenía el gusto de conocer... solo que tuvo la mala suerte de que @guapacho me la compartiera, pero la idea de hacer este #Storify la tenía desde mucho antes).
1
Share

Share

Facebook
Google+