¿Cuándo es la siguiente?

Una idea se va haciendo grande cuanta más gente se sume a ella. Esto ocurrió un 17 de mayo de 2013, cuando un grupo de personas "inquietas" se reúnen en torno a una idea: EMPRENDER. En el día de internet y bajo el proyecto KFE INNOVACIÓN. "Conectar, aprender y emprender", el sugerente título.

byJuanjo Brizuela1 Like176 Views
Favicon for https://storify.com
storify.com
154 views
Favicon for https://twitter.com
twitter.com
22 views
Embed

  1. Y nace desde una invitación de tres personas netamente inquietas: Ana Vitorica, Itxiar Kerexeta y Asier Gallastegi. "Si en Bilbao y en Donosti lo vamos a poner en marcha, ¿por qué no en Vitoria-Gasteiz?" Así comienza esta apasionante proyecto.
  2. Todo proyecto comienza desde un tema al que hay que añadirle los aderezos pertinentes para que pueda parecer algo atractivo en sí mismo y también aprovechable, como un buen plato. EMPRENDER es la palabra fetiche. Pero sobre todo, CONECTAR y en especial APRENDER. Si le sumamos el valor de las personas, no tiene mala pinta. Y si lo hacemos en un entorno como el comedor del Restaurante El Clarete, la experiencia debería ser interesante.
  3. Para abrir boca, deberes para los asistentes. Dos posts, un documento compartido con ideas y comentarios y dos videos que pretenden enmarcar en el propósito inicial.
  4. Ken Robinson says schools kill creativity | Video on TED.com
  5. Participar es una de las claves. Hacer tuyo un proyecto y sentirlo como propio, no tiene precio. Algunos le llaman compromiso pero simplemente es considerarlo como aportar valor. Dos posts, uno mío y uno retador "No emprendas" de Miguel de Andrés sirven de apoyo a la Jornada.
  6. Los viernes por la tarde son días perfectos para hacer balance de la semana, bajar el ritmo, casi como "limpiar" la mesa y empezar el fin de semana un poco antes de que llegue. Pero en cambio te encuentras con una enorme ilusión de participar sin "nada" a cambio a priori, es como un subidón de energía.
  7. 3, 2, 1… en marcha. Todo preparado. En ocasiones nos complicamos demasiado la existencia y la vida es sencilla. Así que bastó una simple frase para darnos cuenta de que era posible.
  8. Uno va aprendiendo con el paso del tiempo, que las cosas ocurren "dentro" pero también "fuera". Y en la medida que se relacionan, el objeto final tiene otro resultado. Me surge la pregunta: ¿hasta dónde una idea se puede abrir? ¿hasta dónde una persona puede participar de ella aportando aunque no esté presente? ¿qué aporta más, la unidad o la diversidad?
  9. Resulta que cuanto más te esmeras en tener un guión, más encorsetado queda todo, ¿verdad Ana? Así que nada mejor que dejar fluir: "hablad, hablad, malditos"
  10. A partir de aquí, ideas al aire. Uno que la da, otra la retoma y la eleva, se la pasa a otro y así sucesivamente salen, sobrevuelan y surgen nuevos matices, nuevas ideas… ¿de quiénes son? ¡qué mas da! El caso es que fluir une conceptos. Aportar es una actitud. Por eso aparecen las primeras sentencias: aprender, colaborar…
1
Share

Share

Facebook
Google+