Embed

  1. La filial argentina de la multinacional Donnelley cerró el lunes su planta de Garín y dejó a más de 400 empleados en la calle, tras presentar la semana pasada un pedido de quiebra ante la Justicia.  La empresa Donnelley es de capital estadounidense procedente de un fondo de inversión perteneciente a Paul Singer, el buitre usurero que compró bonos defaulteados en 2001 por alrededor de 40 millones de dólares y ahora reclama 1500 millones de dólares. La empresa  había presentado la quiebra el viernes 8 de agosto y el auto de quiebra salió el lunes 11, en lo que fue una resolución express, pero parece ser que la quiebra es fraudulenta.   Es por ello que la presidenta argentina denunció a la empresa buitre Donnelley por falso estado de quiebra y aplicando la Ley antiterrorista por considerar que hubo intención de provocar alteración al orden económico y financiero.
Like
Share

Share

Facebook
Google+