La Ludoteca en la Escuela

Para una escuela insertada en la vida del barrio o que desea sobrepasar su quehacer detrás de los pupitres, la actividad extraescolar es un complemento a la tarea educativa formal.

Embed

  1. La Ludoteca en la escuela tiene sus ventajas, como la utilización de lugares públicos infrautilizados, la mayor consideración social del juego o la propia mejora de la imagen de la escuela. Pero la utilización de la Ludoteca como recurso escolar (visitas, programaciones conjuntas, etc.) requieren una implicación del profesorado en cuanto al reconocimiento de las características y posibilidades de actividad lúdica. De ahí que los Ludotecarios consideren necesario introducir en la Formación del Profesorado el área de juego-Ludotecas, como posibilidad a abordar en el ámbito escolar. Por otro lado, el hecho de que las Ludotecas como instituciones educativo-recreativas empiecen a interesar al profesorado y de que éste no sólo desee conocer su existencia sino que comience a plantearse la convivencia de diversos programas de colaboración, creemos que es sólo un inicio entre las posibilidades y niveles de colaboración y complementación que se establecerán no sólo entre la escuela y la Ludoteca, sino entre la educación formal y las instituciones educativas propias del tiempo libre y de la educación no formal (centros cívicos, centros de tiempo libre, asociaciones de tiempo libre, culturales, etc.).
  2. Las Ludotecas de los barrios, tienen, en un principio, un modelo de gestión municipal público. En la década de los 80 comienzas a desarrollarse, siendo gestionadas por Ludotecarios contratados directamente por el Ayuntamiento. Después, se ha ido modificando esta forma de gestión a través de la prestación de este servicio por asociaciones de tiempo libre o empresas que están subvencionadas por fondos públicos.

    Así, por ejemplo, está la Ludoteca de la Casa Bloc, en Barcelona, con el centro del bienestar social del barrio. En ella, se realizan salidas culturales dirigidas a inmigrantes de la zona en la que se fomenta el conocimiento de estas personas en su barrio, la interculturalidad, y otros valores que favorecen al fin y al cabo, el desarrollo comunitario.

    Sobre este tipo de Ludotecas, hay que decir, que muchas de ellas se han ubicado y se están ubicando, en barrios o zonas socioeconómico-culturales bajas y medias bajas. Con el objetivo específico de compensar tanto la adecuada selección de los juguetes como la posibilidad de orientaciones en el juego, evitando que los padres y madres tengan que gastar, o a menudo malgastar, dinero del reducido presupuesto familiar.

    A este problema económico hay que añadir el de la correcta elección de los juguetes por falta de criterios adecuados. Estos problemas familiares, que pueden considerarse generales en el momento actual, inciden mucho más en los niños que pertenecen a familias cultural y económicamente menos dotadas y que ya están en situación de inferioridad en otros aspectos.
  3. Diremos que la Ludoteca no puede olvidarse del entorno en que se proyecto, de tal forma que participará en la mejora de la calidad de vida del barrio donde esté ubicada. De hecho, la propia existencia de un espacio que ofrezca la posibilidad de igualar las necesidades de juego de la población infantil es un avance en la mejora de la calidad de vida. Pero, además, la Ludoteca debe estar en contacto continuo con otros profesionales del barrio (educadores de calle, trabajadores sociales, monitores de tiempo libre, animadores socioculturales, monitores deportivos, etc.), de forma que entre todos se pueda llegar a una conciencia de objetivos y programaciones, de acuerdo con el diagnóstico de necesidades que se haga de cada zona, con el fin de dar unas respuestas a esas necesidades sociales, culturales y económicas.

    Muchas de las experiencias de los barrios en los que existe Ludoteca, es que ésta de convierte en el eje de la animación infantil del barrio. A partir de la Ludoteca, y en su relación con el entorno, se pueden plantear una serie de iniciativas de las que se puede beneficiar toda la población infantil o el resto de la población del barrio. Son iniciativas a partir de las cuales se potencia la vida comunitaria del barrio. Así, a partir de actividades puntuales, como carnavales, primavera, fiestas del barrio…, se puede motivar la colaboración de colectivos, asociaciones de vecinos, padres, grupos de tiempo libre, de forma que las actividades aparezcan como una verdadera actividad coordinada del barrio, que dé pie a posteriores actuaciones comunitarias y de animación sociocultural centradas en el conjunto de la población.

    Para concluir y sintetizar resumiremos las principales características y rasgos de las Ludotecas en los barrios:

    - Proximidad y cercanía geográfica y afectiva.
    - Potenciación del desarrollo comunitario.
    - Facilitadora de la integración entre todos los niños.
    - Especial conocimiento del medio.
    - Mayor relación con los niños, las familias y los profesionales que trabajan con ellos.
1
Share

Share

Facebook
Google+