Embed

  1. Video Dinámica de Grupos. Cursos y formación
  2. Reglas prácticas para una mayor participación:


    - Utilizar el «nosotros», sin excluir al hablar.
    - No formar subgrupos.
    - Dar oportunidades a los demás para que se conozcan.
    - No hablar bajito con el de al lado
    - Escuchar con atención.
    - Intentar encadenar la discusión refiriéndote a alguna intervención anterior.
    - Al hacer una afirmación concluir con un por qué.
    - No usar frases del tipo: «No entiendes nada», «estamos perdiendo el tiempo»...
    - Estimular a los demás, pasar la palabra a todos los miembros.
    - No menospreciar contribuciones.
    - Si estás de acuerdo con alguna intervención, hazlo saber y elogia lo que sea elogiable.

    Conseguir una buena participación de y en el grupo reforzará la cohesión y sus miembros se sentirán integrados, lográndose una mayor eficacia y madurez.
    Una estrategia para fomentar la participación es sin duda las preguntas. Otras utilizaciones más comunes son la de iniciar o provocar la discusión, moderar, sondear y obtener diferentes opiniones. Las preguntas tienen algunos principios como:

    - Si se usan al inicio de la sesión estimulan el pensamiento y crean motivación.
    - Bien formuladas garantizan la actividad mental del participante.
    - Ayudan a acumular información.
    - Proporcionan el nivel de conocimiento.
    - Proporcionan un método efectivo de aclaración de la comunicación.
    - Le proporcionan al animador un medio de control.

    Las preguntas pueden ser de cuatro tipos básicos:

    - Generales: Provocan una gran variedad de respuestas.
    - Especificas o limitada: Se centran un rango determinado de respuestas, a veces deberían evitarse porque no genera discusión en el grupo. Es una respuesta de si o no, «¿te gustaron las técnicas que hemos hecho?.
    - Indirectas: Se hacen al grupo para que algún voluntario responda, como «¿qué han aprendido con esto?». Con ello se consigue que se extraigan múltiples opiniones.
    - Directas: Se hace a un individuo determinado. Esta preguntas pueden acelerar o frenar una discusión, hacer callar a alguien, hacer hablar o intervenir a una persona que ha permanecido en silencio o a un participante que por sus gestos, parece querer intervenir... Podemos encontrarnos con algunos inconvenientes como que se convierta la sesión en un interrogatorio, que al que no se le pregunta se distraiga...

    Algunos ejemplos serían:

    - Preguntar por sentimientos: Ayudará a expresar sus ideas como «¿qué piensas sobre...?», «¿qué sientes...?».
    - Parafrasear: Es una forma de llegar a una comprensión mutua. Seria pedirle a alguien que repita lo que otro dijo. Ejemplo: «No se si te he entendido bien, dices que...», «antes de continuar, tú quieres decir que...».
    - Pregunta eco: El moderador devuelve al participante su propia pregunta con su misma formulación, pidiendo que sea él quien responda.
    - Pregunta rebote: El moderador devuelve la pregunta hecha por un participante a otro.
    - Auto-pregunta: La formula el facilitador y él la contesta para ganar tiempo, encauzar el pensamiento del grupo, controlar situaciones problemáticas... Es conveniente no abusar ya que el humor puede perder interés y corta la iniciativa de los participantes.
    - Pregunta pospuestas: La formula un participante al facilitador y éste posterga la respuesta para cuando lo crea conveniente. Es recomendable utilizarla cuando: el responder en el momento consume demasiado tiempo, esta previsto aclararla en el transcurso de la actividad, cuando no se refiere específicamente al tema...
    - Pregunta recuerdo: Consiste en una pregunta o una cuestión planteada anteriormente y que quedó sin contestación.
    - Estimular la participación de alguien: «Luis, ¿qué piensas de...?», «Pedro ¿entendiste lo que dijo Andrés...?».
    - Pedir un resumen: «Se han presentado buenas ideas ¿podría alguien resumirlas?».
    - Pedir aclaraciones: «¿No entiendo este último comentario?».
    - Pedir ejemplos: «Ana ¿darías algún ejemplo de lo que quiso decir tu compañero?».
    - Probar consenso: «¿Todos aceptan la idea de...?».
    - Iniciar la acción: «¿Cómo crees que deberíamos...?», «¿cómo sugieres que...?».
    - Explorar una idea más detalladamente: «¿De qué otras formas se podría enfocar ese problema?, ¿qué añadirías a lo que ya se ha dicho?».
    - Hacer una rápida encuesta: «¿Qué piensan de ...?». «Empecemos por Luisa, que levante la mano quien este de acuerdo con...».
    - Mirar hacia el futuro: «Si lo hacemos así ¿qué perderíamos si no funcionase?».
    - Para llamar la atención sobre un punto: «¿Qué piensas sobre esa parte del problema?».

    Sugerencias:

    - Deberían evitarse las preguntas que no tienen respuestas.
    - Se deben evitar las preguntas vagas, mal definidas.
    - Después de realizar una pregunta hacia todos si no hay respuestas se puede dirigir la pregunta a una persona en concreto.
    - No permitas que los mismo respondan siempre.
    - No humilles a quien responde incorrectamente a una pregunta.
    - No permitas respuestas en grupo.
  3. Trabajo con subgrupos:


    ¿Qué numero de miembros del grupo es el ideal para tener éxito en una dinámica?.
    Muchas de las Dinámicas para grupos se trabajan en subgrupos de diferentes tamaños. Los principales con los que se trabaja en las Dinámicas son:

    - PAREJAS: En el trabajo en parejas se desarrolla el más alto grado de manejo emocional y trabajo productivo. La responsabilidad de los actos y la conducta es muy evidente. No puede haber malentendidos ni ocultar los defectos.
    Esto hace que sea más fácil identificar y reforzar aspectos positivos pero también se refuerzan valores negativos. La pareja es el más frágil de los grupos, porque puede deshacerse por las acciones o comportamientos de cualquiera de sus dos miembros.

    - TRIOS: La tercera persona adquiere un rol diferente, ya se convierte en juez, arbitro, observador u obstaculiza el trabajo de la pareja. Su sola presencia puede lograr un equilibrio o desequilibrio en el manejo de poder ya que deberá elegir a uno u otro de sus compañeros para apoyarlo en el caso de algún desacuerdo. En el trabajo en trío el desempeño individual de sus miembros puede ser inestable o pobre. Los problemas de celos o rivalidad pueden interferir en el adecuado trabajo. En una Dinámica el dividir a los participantes para que trabajen en tríos no es conveniente si se busca que las personas trabajen en equipo.
    Existen diferencias importantes entre las dinámicas de una díada, que es un grupo de dos personas, y una tríada, que es un grupo de tres personas. En una díada, ambos miembros deben participar o el grupo dejará de existir, por lo tanto esta forma de grupo tiende a presentar una situación de tensión, pues siempre existe la posibilidad del abandono de uno de los miembros.
    Los miembros de una díada no pueden tapar sus responsabilidades. Por el contrario en una tríada o un grupo mayor las responsabilidades se diluyen. En un grupo de tres o más personas, uno de los miembros puede ayudar a que los otros dos integrantes se reconcilien pero en una díada, no hay mediador entre ambas partes. Sin embargo, las díadas no tienen que enfrentarse al problema de la presencia de un intruso u observador.
    Un factor distintivo entre las díadas y las tríadas es la posibilidad de coaliciones y de crear mayorías, ya que esto es imposible en una díada.
    Mientras el tamaño de un grupo aumenta, también lo hace el potencial para una división. En los grupos grandes también existe más límites en la cantidad y calidad de las comunicaciones que pueden ocurrir entre los miembros. Un grupo grande tiene gran variedad de recursos para solucionar problemas, aunque la contribución de cada miembro disminuye a medida que el grupo aumenta y se hace más difícil llegar a una solución por consenso.

    - SUBGRUPO DE 4 A 8 MIEMBROS: Este subgrupo tiene la característica de ser la subdivisión más grande capaz de funcionar sin un líder y sin normas ni reglamentaciones rígidas aunque normalmente seleccionan a un líder o establecen normas y reglamentos que dirijan su conducta. La mayoría de los grupos compuestos por más de 8 personas que carezcan de reglas rígidas o de líder, inevitablemente se fragmentan en subgrupos, dejando así de funcionar como equipo.
  4. Tacticas de negociacion. Dinamica de Grupos. Video
  5. Actividades que son específicamente para trabajar en grupos:


    - Método Oxford: Sirve para crear grupos de forma aleatoria, evitando así que se junten siempre las mismas personas. Es una forma de romper subgrupos y provocar el trabajo con otros compañeros del grupo. Para realizarlo primero se debe conocer el número de grupos que se quieren formar. Por ejemplo un grupo de 20 personas y se quiere realizar una tarea en grupo, y se decide crear 5 subgrupos de 4 personas. Haz que, de uno en uno, se vayan enumerando del 1 al 5 (soy el 1, soy el 2, soy el 3, soy el 4, soy el 5, soy el 1….). Cuando terminen haces que se junten, los unos con los unos, los dos con los dos, así hasta los cinco grupos.

    - Collage: Puede crear subgrupos, parejas, tríos… mediante la creación de collage. Por ejemplo imagina que quieres trabajar con parejas y que quieres que sean aleatorias para evitar que se repitan los mismos subgrupos. Escribe en un papel un refrán conocido. Escribe tantos como parejas quieras crear. Los partes por la mitad y en el momento de realizar la actividad mezclas todas las mitades. Todos deben coger un trozo de papel. Cuando todos tienen uno explicas que deben buscar a su mitad y construir el refrán.

    - De forma natural: Puedes crear los grupos de forma natural, que se agrupen en función de sus preferencias. Con esta técnica reforzamos los grupos creados, pero en un momento determinado nos puede interesar porque han sido productivos, ya que no generan conflicto o porque no tenemos tiempo...

    - Mediante roles: El grupo requiere un alto grado de confianza. Seria lo mismo que en el collage, pero representado o dramatizando un personaje que se tiene escrito en un papel. Como por un ejemplo: imagina que quieres crear grupos de 3 personas y tienes un grupo de 15 personas, vamos a crear 5 grupos. Se eligen previamente cinco personajes, animales, sentimientos o situaciones que deben representar posteriormente. Escríbelas tres veces cada una en papeles separados. Cada uno debe coger un papel de los que tienes, sin abrirlo, y que cada papel contiene una característica que está repetida tres veces y se trata de que se encuentren las tres repetidas. Para localizarlas deben representarlas todos a la vez cuando se lo ordenes. Se creará revuelo, pero es una forma divertida y despierta al grupo si esta dormido. Lo más importante es elegir bien las características a representar como sonidos de animales, personas famosas, posiciones corporales…
1
Share

Share

Facebook
Google+