How Print, Online, Free and Mobile audiences are co-constructed in Europe

La ciudad de Bilbao acogió entre los días 18 y 19 de noviembre de 2013 la V edición del Congreso Internacional de Ciberperiodismo y Web 2.0. Entre otras conferencias nos pareció interesante la de la profesora de la facultad italiana Údine, Leopoldina Fortunati

  1. La charla titulada “How Print, Online, Free and Mobile audiences are co-constructed in Europe”. Habló sobre el momento de transición que estamos viviendo en el mundo del periodismo entre la prensa impresa y la prensa digital. Hay muchos analistas que le auguran un futuro más bien escaso, pero hay quien la defiende y asegura que perdurará más tiempo, eso sí, reformulándose completamente, como dice Mario Tascón.

  2. La exposición de la profesora italiana comenzó con un análisis que habían llevado a cabo en cinco países europeos, como son Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña y España, en los que midieron a ver mediante que plataformas leían la prensa los ciudadanos. “Los periódicos tienen miedo de que los digitales hagan desaparecer el impreso. A pesar de que la retórica recurrente es la del espejo, porque el diario online es una imagen reflejada del impreso”, argumentaba Fortunati. “Las dos deben de ser comprendidas porque se adecuan a distintas personas”.
  3. El análisis que llevaron a cabo dio como resultado que la gran mayoría de la población se informa desde varias plataformas, es decir, que se solapan entre ellas y que el número de lectores ha crecido.
  4. Por ejemplo, el 44% lo hace desde dos y el 30% solo desde una, y dentro de ese porcentaje hoy en día sigue ganando lo impreso, ya que es el 22% contra el 4% que lo hace de forma online. También destacó que España es el país en el que más se informa la población mediante el periódico, aunque también encabezaba la lista con el formato digital, en este caso muy seguido por Alemania.
  5. “Encontramos que la cultura es muy importante, por lo tanto depende del país hay diferencias. Otra variable importante es el grado de urbanización, y una que ya no es tan significativa la diferencia es en el tema del género”, explicaba la profesora italiana. “De esta forma podemos destacar que la impresa sigue siendo la columna vertebral y que la audiencia ha aumentado porque hay mucha gente que lee en diferentes plataformas. Otro aspecto que ha cambiado es que los lectores se han vuelto menos fieles que en el pasado, ya que la gente que se informa mediante las webs entra en varios medios. En cambio, si voy al quiosco a comprar el periódico siempre cojo el mismo”.
  6. El sentimiento de propiedad

    También habló de la fisicalidad como objeto alegando que el periódico en papel es un objeto de una alta manipulabilidad “porque puedo hacer lo que quiera con él: recortar un artículo, envolver algo con él, ponerlo sobre un suelo recién fregado. Además tiene un olor, una sensación táctil, un sonido, transmite una sensación multisensorial. Muchas personas destacan el olor porque sabemos que es muy importante para la memorización”.


  7. Otro aspecto con el que diferenció ambos formatos fue con la “sensación de propiedad”. “El online solo es un servicio, son objetos de tercer orden, está dentro del ordenador y de Internet. Tiene una manipulación limitada, soy una invitada de la editorial y al escribir un comentario te encuentras con el webmaster que te limita la longitud y el vocabulario. Eso te recuerda que eres un invitado”, argumentaba Fortunati.
  8. También hizo referencia a las formas tan diferentes que tenemos de leer una plataforma y la otra. En el caso del periódico “es como de relax, se hace con tranquilidad en el sofá, y al abrirlo tienes que estirar los brazos y eso es como si abriéramos el corazón al mundo”. En cambio, “cuando leemos en digital hacemos microgestos, nos ponemos delante de la pantalla, que es una nueva postura para el lector. Si es verdad que la emoción puede salir cuando leemos sobre algún accidente, o que nos identificamos con parte del contenido, pero la memorización con lo online es más difícil”.


    Una solución para la prensa escrita


  9. Sin embargo, pese a defender la prensa escrita frente a la digital comentó que se tiene actualizar a los tiempos que vivimos. Como ejemplo para esa reforma puso los códigos QR. “Sería una vinculación entre el impreso y lo digital, como un puente en el que se respetan las características de cada una”, explicó. “The Wall Street Journal pone un código QR al final de cada artículo y lleva al lector al formato online donde le aporta una información adicional. Podría ser una solución para que el impreso no se fosilice. El gran inconveniente del impreso es que no se puede actualizar, pero con el QR se puede acabar con esa limitación”.
  10. Leopoldina Fortunati Habla sobre el futuro de la prensa impresa
Read next page