EducaLAB: Historia de mi PLE

Historia de mi PLE

  1. Cuando me matriculé en este curso, lo hice con mucha curiosidad e interés. Hasta entonces no sabía lo que era un MOOC, pero los temas parecían interesantes y decidí iniciarme a través de eduPLEmooc.
  2. Unidad 1 - 1.1. Nuestras Huellas Digitales
  3. El título de la primera unidad parecía fácil. Después de ver y oír en los vídeos a David Álvarez, que ya se ha convertido en mi maestro y consejero, y siguiendo sus recomendaciones, lo primero que hice, dado que ya tenía cuenta en Google, fue importar el calendario del curso, o al menos eso creí yo; porque no lo llegué a integrar en el blog. Mi nivel en el uso de todas estas herramientas cuando empezamos el curso era bastante pobre. Y eso que, cuando evalué mi competencia digital, pensaba que sabía algo.
    La siguiente tarea era abrir una cuenta en docente.me.
  4. Después de crear mi perfil, abrí un blog, para publicar en él lo relacionado con el curso; y ahí subí mi perfil de docente.me.
  5. En tagxedo, elaboré una nube de etiquetas. La mano reflejaba un montón de intereses que coincidían con los de otros compañeros del curso. Esto iba por buen camino.
  6. Había superado la primera unidad y pensaba que el curso ya estaba encarrilado.
    El título de la segunda, De docentes conectados a docentes en-red(ados), ya me hizo sospechar que el en-red(o) podría liarme algo más que el de las comedias barrocas.
  7. Lo primero que nos pedían era abrir y personalizar una cuenta en Twitter. Yo ya la tenía abierta, pero no me gustaba aquello de que todo el mundo tuviera que saber de todo el mundo; así es que no la había usado y, después de vencer mis recelos, empecé prácticamente de 0. Cree mis listas -que he ido aumentando-, empecé a seguir a @eduPLEmooc, entre otras cuentas y aprendí a usar el hashtag; el primero, #eduPLEmooc . Hoy me parece una herramienta muy útil y enriquecedora.
    A través de ella, he seguido a @tonisolano@marudo76@londones@jordi_a@PabloAlnFeal@jcuerva@amtoral y a muchos otros compañeros, que me han servido de modelo y de ayuda inestimable. 
  8. Lo siguiente que hice fue abrir una cuenta en Google Drive, suscribirme al boletín de noticias del curso y enviar mi blog al PLANETA EDUPLE.
    Pero todavía me faltaba analizar una cuenta activa en twitter y elegí la de la RAE. 
  9. Había sobrevivido al enRED(o).
  10. El título de la unidad 3 me despistó. No tenía ni idea de lo que era un PLE, aunque sí sabía el significado de "gestión de la información".
    Abrí mi cuenta en Feedly y añadí blogs y webs que conocía y me parecían interesantes.
    También abrí una cuenta en Diigo y me uní al grupo; pero fui incapaz de gestionar Netvives y, después de vanos intentos, decidí intentarlo con Symbaloo.
    La elaboración de mi PLE me resultó tan complicada y me agobió tanto, que decidí abandonar el curso. No podía pasar más noches en vela intentando hacer algo que me resultaba imposible.
  11. Pero, después de una semana de no mirar nada que tuviera que ver con el PLE o con la infoxicación (¡dichosa palabrita!), decidí pasarme de nuevo por aquí y volví a intentarlo, jurándome a mí misma que seguiría mi ritmo y llegaría hasta donde pudiera, sin plantearme objetivos ni metas. Por fin, conseguí terminar las actividades que se proponían en la unidad. 
  12. El artículo y la imagen de mi blog dan una idea del proceso de elaboración.
  13. Y días después descubrí mi primer emblema, lo que me dio una satisfacción indescriptible; no por su valor en sí, sino por los sudores que me había costado.
  14. Un poco más animada, empecé el tema 4 y, después de habilitar mi perfil en Google+, me uní a una comunidad de aprendizaje: web2.0. 
  15. Pero el tema 5 volvió a desanimarme. Lo de la curación de contenidos era absolutamente nuevo para mí y me llevó tiempo entenderlo. Además, no conseguí hacer nada en Scoop.it (reto que me queda pendiente) y, después de intentarlo muchas veces, decidí utilizar Pinterest, que me resultó más fácil.
  16. Llegar al tema 6 fue un verdadero reto, pero lo del MOOCafé volvía a complicarme la vida. No conseguí apuntarme al presencial en Madrid, porque se agotaron las invitaciones y la opción virtual me resultaba complicada; tanto, que durante dos días estuve intentando apuntarme a alguno y no pude. Por fin, y todavía no tengo muy claro cómo lo conseguí, pude unirme al grupo del amabilísimo Javier Fernández Álvarez unos diez minutos antes de que empezara. 
    Todas mis reticencias se desvanecieron en cuanto hablé con él: irradiaba entusiasmo y confianza. Cuando conocí al resto de compañeros, me alegré de estar ahí. Mi primera experiencia en un hangout me había encantado: el debate sobre temas de interés común había conseguido que mis expectativas con respecto a esta actividad se vieran superadas ampliamente.
  17. MOOCAFÉ WEB 2.0 II
  18. Y lo que más ilusión me hizo después fue el reconocimiento de dos estupendos y queridísimos exalumnos, @NachoGDE y @adrianboullosa (ellos me ayudaron para iniciarme en esto de las nuevas tecnologías) en Twitter. Todo este trabajo y el esfuerzo empeñado en ello no tendría sentido sin nuestros alumnos. 
Read next page