Cómo surgió el vídeo de la foto falsa de Chávez

Un rápido análisis al origen del vídeo falso de Chávez cuyo fotograma fue publicado como imagen de portada del diario El País.

  1. El pasado 11 de enero se creó el usuario "Ilum Inacion" en Youtube . Este usuario publicó ese día un unico vídeo sin describir ningún solo dato que identificara las imágenes ni al sujeto entubado. El vídeo se movió en redes sociales diciendo que la persona era Hugo Chávez. Al mismo tiempo muchos usuarios alertaron de que el vídeo era falso y citaban a la fuente original. Un ejemplo podéis verlo en este hilo de un foro.

    El vídeo publicado por "Ilum Inacion" estaba tomado de otro publicado en 2008 en esta misma plataforma. A día de hoy el vídeo de "Ilum Inacion" supera las 800 mil visitas mientras el original está sobre las 100 mil.
  2. Este usuario también se creó una cuenta en Twitter donde en una semana consiguió 12 mil seguidores gracias a la viralidad del vdeo publicado en Youtube.
  3. El 19 de enero publicó los siguientes tuits sobre su vídeo de Youtube

  4. Según publica Ángel Casaña, Redactor Jefe de Multimedia de EL MUNDO, la fotografía se la ofrecen a ellos a través de la agencia Gtres Online el pasado martes 22 de enero. El precio de salida era de 30.000 euros.

    "El pasado martes el comercial (vendedor, en la jerga) de la agencia G3 contactó con la sección Multimedia a través de Carlos García, jefe del área fotográfica. Según sus palabras, se dirigía personalmente a nuestra sede a mostrar un documento excepcional, exclusiva mundial. (...)"

    En la breve nota de disculpa publicada por El País, afirman que la agencia informativa que les suministró la imagen es Gtres Online, pero no indican ni el precio pagado ni cualquier otra información que nos ayude a aclarar esta historia.

    Actualización 1: Ramón Peco publicó un artículo en 2011 explicando entre otras cosas, cómo la agencia de noticias Gtres Online vendía pantallazos de imágenes a los medios que habían obtenido de cuentas de famosos en Twitter.

    Actualización 2: El País publica un nuevo artículo titulado La foto que EL PAÍS nunca debió publicar donde aportan nuevos datos.

    (...) La agencia gráfica Gtres Online, con la que EL PAÍS trabaja desde hace años y que representa en España a otras 60 agencias internacionales, entre ellas Associated Press y United Press International, ofreció la imagen a este periódico en la mañana del miércoles por los conductos habituales. Al serle requerida información sobre el origen de la foto y las circunstancias de la misma, la agencia señaló que procedía de una enfermera cubana a través de su hermana, residente en España. Esta, a su vez, había contactado con la citada agencia. Gtres Online trasladó a EL PA��S en todo momento su confianza en la veracidad de la instantánea.

    El periódico requirió más información a la agencia a lo largo de varias conversaciones. Gtres Online explicó que la imagen había sido tomada siete días antes y que la persona que la había obtenido había sido retirada del círculo médico que atiende a Chávez.


    Gtres Online pidió que no se publicasen estos detalles para evitar represalias a la presunta autora de la foto en Cuba. En vista de todo ello, EL PAÍS acompañó la foto con un texto en el que advertía de que no había logrado verificar las circunstancias, el lugar o la fecha en que se había realizado la fotografía. La agencia ha reconocido que fue engañada por quien le proporcionó el material y que emprenderá acciones legales.


    Actualización 3: El País pudo comprobar la falsedad de la imagen realizando una simple búsqueda en Google imágenes utilizando como patrón la imagen publicada. El segundo resultado es una noticia recopilada por un agregador con fecha del 17 de enero sobre la salud de Chávez.  De forma casual, Google muestra una captura de un vídeo asociada a la noticia que es igual a la fotografía, ya que esta forma parte del vídeo.
  5. Actualización 4: Eduardo Suarez, corresponsal del diario El Mundo en EEUU, publica en su Twitter algunos datos sobre la toma de decisión en El País de la publicación de la imagen falsa de Chávez
  6. Actualización 5: El periodista italiano Tommasso Debenedetti, conocido por difundir mentiras en medios y redes sociales, se quiere apuntar ahora el tanto de haber enviado la foto de Chávez. 
  7. Actualización 6. Según el diario argentino Clarín, el pasado lunes 21 de enero, el programa de televisión venezolano "Dossier" mostró las imágenes del vídeo. 

    En este programa de televisión, el periodista venezolano Walter Martínez asegura, sin aportar ninguna prueba, que detrás del usuario "Ilum Inacion" se encuentra Willy Cochez, ex embajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos.
  8. Walter Martínez desmontó video de supuesta operación del Presidente Chávez
  9. Actualización 7: El País escribe un largo relato donde reconstruye el error cometido al publicar la foto falsa de Chávez. Entre otros datos, indican que el precio pactado por la imagen fueron de 15.000 euros y el coste de la reimpresión del diario y la nueva reimpresión fue de unos 225.000 euros.

    Carlos Van Eyck, director de la agencia, explica que en la misma mañana en que se descubrió la falsedad, su colaboradora llamó a la persona que le facilitó la fotografía y que esta cambió su versión.


    El nuevo relato hace que la pista de la foto se difumine aún más. La supuesta intermediaria en España es una venezolana que ha recibido una foto enviada por su hermana, vía Whatsapp, desde Venezuela. Esta última, a su vez, es la que habría recibido la imagen supuestamente procedente de Cuba. Pero, no. La foto era falsa.

  10. Actualización 8: El Defensor del Lector de El País escribe un artículo donde aporta más datos.

    (...) Aunque se hizo un chequeo en Internet buscando la foto, no se detectó que, la semana anterior, varios internautas habían denunciado en Twitter la difusión de un vídeo de unos 30 segundos de una persona intubada en el que falsamente se apuntaba que Chávez era el enfermo.

    .(..)El diario cometió un grave error que procuró subsanar sin reservas. Pero el episodio pone en evidencia la necesidad urgente de establecer nuevos protocolos de verificación que refuercen el blindaje ante el error e impidan que se reiteren estas lamentables equivocaciones.
Read next page